El mundo de los libros juveniles: el negocio que sigue creciendo

El mundo de los libros juveniles: el negocio que sigue creciendo

Desde las novedades de cada mes hasta los best sellers que se mantienen a través del tiempo, los libros para jóvenes se posicionan cada vez más alto entre la élite literaria.

                                         Por Catalina Hernández     

       Las novelas con temática adolescente han tomado gran protagonismo estos últimos años, figurando entre los más vendidos en las librerías del país. Distintos libros de escritores tanto nacionales como internacionales nos han cautivado con sus historias y personajes. La gran demanda de este tipo de lecturas ha obligado a los sellos editoriales a aumentar la producción de literatura infanto-juvenil para satisfacer a los miles de fanáticos que frecuentan las librerías todos los días.

Pero la locura por este género literario no comenzó de la noche a la mañana y la diferencia entre la cantidad de lectores actuales y la de hace diez años es abismante. Según la editorial Penguin Random House, dueña de Alfaguara y Grijalbo, los títulos que conforman la categoría young adult  representan más del 28 por ciento de sus ventas desde el año 2015.

En Chile, los eternos favoritos siguen siendo sagas como Harry Potter y la de Percy Jackson que se mantienen en las listas de los libros más vendidos en librerías como la Antártica y la Feria Chilena del libro, mientras que de la mano de escritores nacionales esta categoría ha tomado fuerza con narraciones como «Confesiones de una soltera» de Paola Molina o la reciente creación de Francisca Feuerhake -conocida por su webserie «La vieja cuica»- «Tres semanas», que es su primera novela y ha encantado al público con un relato breve que narra las vivencias de una adolescente del barrio alto.

Los booklovers se toman internet

Es un hecho que los libros juveniles  atrapan, enamoran y por sobre todo venden, es por esta razón que los diferentes grupos editoriales han aprovechado la era de la tecnología para aumentar el consumo de estas historias. Las páginas web de las editoriales se han vuelto un punto de recomendación para sus libros, sitios como Me gusta leer Chile y Planeta de libros hablan de sus novedades e invitan a los lectores a conocer más sobre sus lecturas favoritas.

Pero no sólo los grupos editoriales manejan la web, blogs, canales de youtube y cuentas de instagram dedicadas a los libros son sólo algunas de las plataformas que utilizan los fans para compartir su amor por los libros.

El marketing que generan diferentes bloggeros y booktubers -lectores que se dedican a hacer reseñas en youtube– ha marcado una nueva tendencia entre los jóvenes. Las nuevas plataformas han beneficiado el negocio de las editoriales, los fanáticos y fanáticas hablan de sus libros favoritos en distintas redes, comparten a través de la web con otros lectores comentando sus impresiones sobre las lecturas, realizando reseñas y valoraciones, lo que potencia e incentiva a más jóvenes querer adquirir el libro del que se está hablando.

El cine y la tv también han hecho lo suyo

Se vio reflejado con películas como «Los juegos del hambre», «Bajo la misma estrella» hace algunos años, luego la serie «Juego de Tronos»  adaptada por la cadena HBO y por supuesto, las producciones originales de la plataforma de streaming: Netflix, cuyo más reciente éxito «A todos los chicos de los que me enamoré» ha logrado agotar los libros en los que se basa esta cinta.

No es secreto para nadie que las películas basadas en libros benefician a editoriales y librerías, ya que luego de los estrenos las ventas se elevan y más aún si el film resulta ser un éxito de taquilla. Según Roxane Aguirre, bookstagramer   y bloggera, «las películas por lo general llegan a más personas,  las ventas aumentan porque mucha de la gente que sólo vio la cinta queda con ganas de saber más sobre esa historia y recurren a los libros», asegura.

Al parecer el mundo de los libros juveniles está de moda y llegó para quedarse, miles de adolescentes disfrutan mes a mes de diferentes lecturas y las editoriales ganan cada vez más público, incentivando también a que los jóvenes lean cada vez más.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú