Trabajadores sexuales: una mirada psicoterapéutica (con Celeste Aravena)

Trabajadores sexuales: una mirada psicoterapéutica (con Celeste Aravena)

Cuando el estigma sobrepasa la salud mental

El trabajo sexual abarca un amplio rango de actividades que van más allá de la prostitución, como la pornografía, las líneas eróticas telefónicas y los espectáculos en clubes nocturnos. El estigma cultural que conlleva este tipo de ocupaciones es tan grande que puede dejar secuelas clínicas por los severos episodios de estrés y exposición física.

Las normas sociales se han encargado de aislar a todos aquellos que ejercen oficios ligados al sexo por la idea radical de que están atentando contra su dignidad. Se generalizó la idea de que sólo se trata de mujeres (cisgénero o trans) que satisfacen necesidades de hombres en un ambiente violento. Sin embargo, abarca todo tipo de personas.

Estudios de la Universidad Jaime I de España revelaron que el negocio de los trabajadores sexuales masculinos ha estado en aumento durante los últimos años, sobre todo aquellos de origen latinoamericano. En cuanto a estos, se estimó que el 60% eran homosexuales y un 20% bisexuales, la mayoría ejerciendo por motivos económicos.

La falta de acceso terapéutico

El estigma social que tiene este tipo de oficios puede provocar un impacto en la salud mental de los individuos a través de la ansiedad, depresión y estrés, inquietudes que han hecho que muchos trabajadores sexuales busquen terapia psicológica.

Artículos como el de la revista sex positive afirman que la mayoría de quienes buscan asistencia médica o de servicios sociales han sido fuertemente juzgados por los profesionales de estas áreas. Existe un problema ético: gran parte de los terapeutas asocia el trabajo sexual al tráfico humano, abuso u otro tipo de actividades criminalizadas.

La naturaleza de estos oficios es difícil, pero la falta de apoyo psicológico es aún más fuerte. No solo hay una falta de conexión en las prácticas comunicativas con los profesionales que ofrecen terapia, sino que en muchos casos es imposible acceder a tratamientos por la falta de recursos económicos.

Una mirada profesional

Conversamos con Celeste Aravena, psicóloga titulada de la Universidad San Sebastián, que señaló la manera apropiada de atender a pacientes en este tipo de situaciones.

La sociedad está progresando respecto al ejercicio de la sexualidad, pero los prejuicios siguen estando presentes, incluso dentro de quienes ofrecen tratamientos de apoyo. Te invitamos a ver el video con los momentos más importantes de la entrevista y así poder conocer la perspectiva de una profesional frente a este problema.

Fuentes:

Deja un comentario

Cerrar menú